Traducciones juradas y legalizadas

Si necesitas una traducción jurada o una traducción legalizada también estamos encantados de ayudarte.

 

Cómo trabajamos

 

De la forma más sencilla:

  • Tú nos proporcionas una imagen digital del documento (escaneada o fotografiada) a través de info@verlingua.be o del formulario de contacto de nuestro sitio web. Así que no es necesario enviar el documento original.
  • En un plazo de tres horas laborables, Amélie, Deborah o Jana te proporcionan un presupuesto sin compromiso con un plazo de entrega.
  • En cuanto recibimos la confirmación, comenzamos el proceso de traducción.
  • La traducción da comienzo en un plazo máximo de 24 horas tras recibir tu confirmación.
  • Enviamos la traducción por correo a tu dirección.
    • De esta forma, no tienes que desplazarte
    • Pero si prefieres visitarnos, puedes pedir una cita.

Así puedes continuar de forma más rápida el resto de tus trámites administrativos.

 

El precio se calcula sobre la base del número de palabras: ¡de esta forma nunca pagas de más!

 

Todas las traducciones son revisadas a fondo.

Así nos aseguramos de que todo el documento base ha sido interpretado correctamente.

 

Gracias a nuestro seguimiento exhaustivo, estamos disponibles para responder a preguntas y comentarios tanto durante como después de la entrega del proyecto.

 

En 2019 logramos respetar el 99,62% de todos nuestros plazos.

¡Y en 2020 nos proponemos hacerlo incluso mejor!

 

¿Una traducción jurada O una traducción legalizada? La diferencia...

 

Una traducción jurada contiene la firma y el sello de un traductor que ha prestado juramento ante el Tribunal de Primera Instancia.

 

En el caso de una traducción legalizada, además de la firma del traductor, el documento incluye el sello del Tribunal de Primera Instancia.

 

Es decir:

  • Traducción jurada = firma + sello del traductor
  • Traducción legalizada = firma del traductor + sello del tribunal

Normalmente, una traducción jurada es suficiente, pero en algunas situaciones también se exige su legalización por parte del tribunal. Por lo tanto, se debe verificar con la autoridad competente qué versión se requiere en cada caso.